Consejos para obtener bienestar financiero y mental

Los problemas y las preocupaciones financieras son una de las principales causas de estrés, depresión y desasosiego en la sociedad actual.

¿Por qué?

Porque todo gira en torno al dinero y a nuestra capacidad de satisfacer necesidades y deseos sin que ello produzca un desequilibrio de nuestras cuentas.

Y eso no siempre es posible.

bienestar financiero mental

 ¿Cómo podemos evitar que nuestro descontrol financiero nos afecte mentalmente? En este artículo pretendemos aportar algunas claves y consejos para obtener bienestar financiero y mental.

Ser felices con poco dinero es posible; tener dinero suficiente para satisfacer necesidades y caprichos, también.

El equilibrio es la clave del bienestar.

¿Cómo se alcanza ese equilibrio?

1. Tener claras las prioridades:

parece lógico, ¿verdad? Pues en este primer punto es donde muchos tropiezan a la hora de gestionar sus recursos financieros.

Identificar erróneamente las prioridades puede conducir a gastos excesivos e innecesarios.

A veces, basta con utilizar el sentido común para descartar compras e inversiones que no son realmente necesarias pero que nos impedirán disponer de recursos para otras que sí lo son.

tener prioridades financieras

Por ejemplo, ¿cuántas veces te ha tentado la idea de renovar tu teléfono móvil, que funciona a la perfección, porque ya hay en el mercado una versión más moderna?

¿O cuántas veces has ido de compras queriendo renovar tu vestuario, mientras en casa los armarios están llenos de ropas nuevas que apenas has utilizado?

Quizás sean esas las decisiones emocionales que afecten más a nuestra estabilidad financiera y, en consecuencia, a nuestro bienestar mental.

presupuestos realistas

2. Elaborar presupuestos realistas:

antes de acometer cualquier gasto o inversión extraordinario -comprar productos tecnológicos, mobiliario, reservar un hotel para las vacaciones, etc.-, es necesario comprobar nuestra disponibilidad de fondos.

  • ¿Son suficientes para cubrir el coste?
  • ¿Habrá costes adicionales con los que no estemos contando?
  • ¿Seguiremos teniendo un fondo de reserva si afrontamos este gasto?

Estas preguntas son imprescindibles antes de lanzarse a gastar.

Sin un presupuesto realista es más probable que acabemos gastando más de lo que tenemos.

3. Ajustarse a los márgenes disponibles:

no gastes más de lo que tienes.

Es una de las máximas de cualquier empresa o individuo que aspire a mantener la solvencia financiera a largo plazo.

Para controlar los fondos disponibles y cómo los gestionamos, puede ser útil el uso de aplicaciones para gestionar tu dinero. Es una manera sencilla y dinámica de tener siempre a mano nuestra contabilidad.

 

controlar fondos

Esto no significa que tengamos que privarnos de aquello que nos apetece. Simplemente, debemos gestionar nuestros gastos de manera inteligente.

Como regla general, casi siempre hay una opción cara y otra económica para satisfacer una misma necesidad. Y no siempre la más económica ofrece peor un peor resultado.

Comparar antes de gastar es otra regla de oro.

descuentos ahorrar

4. Buscar alternativas de ahorro:

descuentos, rebajas, promociones, tarifas reducidas, suscripciones… Hay un sinfín de maneras de conseguir cosas gratis.

¡Descúbrelas y empieza a ahorrar! De esta manera, cada mes tendrás más dinero disponible para dedicar a aquello que quieras: compras, viajes, ocio… Internet está lleno de oportunidades para los ahorradores, solo hay que saber buscar.

A veces, para poder gastar más hay que empezar por gastar menos. Puede parecer una frase sin sentido, ¡pero es así! La riqueza se crea poco a poco.

 

5. Aprender a disfrutar de lo que tenemos:

una de las claves de la felicidad y del bienestar mental es la aceptación de las circunstancias que nos rodean.

Cuando no esté en nuestras manos cambiarlas, sí lo estará aprender a convivir con ellas. Para ello, la lectura, la meditación y el ejercicio físico pueden ser muy útiles.

Lee nuestro artículo  ‘Cómo ponerte en forma sin gastar un dineral’

Es importante aprender a valorar cada cosa en su justa medida. No disponer de dinero para gastar en exceso, mientras sí tengamos para cubrir las necesidades básicas, no es un drama ni un fracaso.

 

claves bienestar financiero